La papiroflexia (o plegado de papel) es el arte de doblar objetos de papel con el objetivo de dar forma a formas bidimensionales o tridimensionales.

Esta técnica consiste en doblar y desdoblar un rectángulo o cuadrado para conseguir hacer diferentes formas, con la particularidad de que no podemos ni cortar, ni pegar. Tan solo podemos ayudarnos con las manos.

Además de ser muy divertido, puede ayudarnos a conseguir un regalo original para sorprender a cualquier persona, y es que se pueden obtener figuras bastante logradas.

Pero también es un juego educativo: se ha demostrado que las cualidades de la papiroflexia mejoran la capacidad de atención y concentración. Por eso es tan interesante para los niños, y es que les permite tener activa su inteligencia, además de ayudar con el desarrollo de la memoria.

Tipos de estilos de la papiroflexia

·Figura realista: Son aquellas que intentan conseguir el máximo realismo posible sobre la figura que se está llevando a cabo. El proceso de elaboración es bastante complejo, por lo que tan solo se recomienda para personas que ya tienen un nivel.

·Figura mínima: Son creaciones sencillas que buscan conseguir captar la verdadera esencia del objetivo, pero basándose al mismo tiempo en la cantidad mínima de pliegues. Se potencia la simplicidad.

·Figuras modulares: Pueden ser muy interesantes para regalos originales, y es que es un estilo muy versátil compuesto por muchas unidades geométricas de diferentes hojas de papel. Las solapas de las mismas se juntarán para dar forma a poliedros y/o polígonos.

·Compuestos: De la misma manera que en el caso anterior, también se emplean diferentes hojas de papel. La diferencia la encontramos en que cada hoja se plegará de forma distinta para conseguir una parte del tema diferente. Aquí entra el singular origami que, aunque fue un estilo muy importante en el pasado, a día de hoy no cuenta con tanta relevancia.

·Tessellations: Es una avanzada técnica que persigue conseguir imágenes utilizando patrones de bordes doblados en papel. Siguen una recurrencia periódica y pueden ser tridimensionales o planas. Como curiosidad, aquellos que suelen practicar esta técnica son matemáticos.

·Prácticos: Finalmente, tenemos estos modelos de papiroflexia que se confeccionan con el objetivo de que tengan su aplicación en el mundo real. A través de los mismos se pueden hacer tazas, cajas, platos, entre otras figuras.

Las figuras más fáciles de papiroflexia para empezar

1)Cerdito

Cerdito de papiroflexia

Es una figura muy interesante para empezar en el mundo de la papiroflexia. No te hará falta más que contar con un papel cuadrado (lo interesante es que fuese de color rosa, por un lado, y blanco por otro) y con un rotulador de color negro para dar forma a los detalles.

2)Perro

Perro de papiroflexia

Un poco más complicado que el anterior, pero nada que no se pueda conseguir con practicar un rato. La idea es crear un perro partiendo de un papel cuadrado del color que tu elijas. También usaremos un rotulador negro para perfilar los detalles.

Al conseguir una cara tan divertida, nos resultará fácil iniciar a los niños con esta técnica.

3)Elefante

Elefante de papiroflexia

Aquí tienes un proyecto de papiroflexia mucho más versátil que los anteriores. Lo más singular es la trompa, y es que la diseñaremos con un poco de movimiento para que se pueda estirar y acortar.

4)Conejito

Conejo de papiroflexia

Fácil y divertido. Con tan solo un papel cuadrado y un rotulador negro y rojo lo podemos completar. Una vez hecho, podemos agregarle algunos detalles (como botones de colores en los ojos), con la intención de que tenga un aspecto mucho más divertido.

Si quieres iniciarte en el mundo de la papiroflexia, aquí tienes algunas ideas muy interesantes.

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s: