Receta básica de galletas de mantequilla

Ingredientes

  • 220 g. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 125 g. de azúcar glas.
  • 1 huevo a temperatura ambiente.
  • 400 g. de harina
  • 1 cucharada de postre de esencia de vainilla o el sabor que os guste. En caso de que las queráis hacer de chocolate, sustituir la misma cantidad de chocolate en polvo que pongáis por la de harina. (Si añadís 50 g de chocolate, por ejemplo, se lo restáis a la cantidad de harina).

Preparación

Se bate la mantequilla con el azúcar hasta conseguir una crema.

Se añade ahora el huevo y se sigue batiendo hasta ver que aumenta el volumen la mezcla.

Se añade la esencia elegida y se bate lo suficiente hasta que se integre.

Ahora se va añadiendo la harina tamizada poco a poco y se sigue batiendo a velocidad lo más lenta posible, cuando esté toda añadida e integrada se saca la masa a la mesa espolvoreada con harina, y se termina de amasar.

En este punto hay dos opciones, una es hacer una bola con la masa y meterla en la nevera como mínimo 4 horas. (Es aconsejable hacer la masa de un día para otro). La otra opción es estirar la masa entre dos papeles de horno con un grosor de unos 6-8mm y meterla en el congelador.

Si elegís la opción de meter la masa en la nevera en una bola envuelta en film, cuando la saquéis, si la notáis muy dura las dejáis unos minutos fuera de la nevera para trabajarla.

Con la masa extendida ya bien con una opción o con la otra empezamos a cortar las galletas con el cortador elegido. En caso de que no tengáis cortadores al principio, podéis ir cortando las galletas con un vaso, por ejemplo. También podéis poner encima un molde cortado en papel y lo recortáis con el cuchillo, como veis no es necesario tener moldes desde el principio.

Las galletas ya cortadas las vais poniendo sobre la rejilla del horno con un papel de horno previamente puesto sobre ella y las ponéis en el horno previamente precalentado a unos 170ºC aproximadamente unos 12 minutos.

Como digo siempre en todas las recetas tanto el tiempo como la temperatura del horno son aproximadas, cada horno es diferente, pero para tener una referencia al principio, luego ya modificáis según vuestras necesidades.

Al ponerlas sobre la rejilla del horno es conveniente que dejéis unos 2 o 3 cm entre galleta y galleta, para que al crecer no se peguen unas con otras.

Hay dos formas para saber cuando están listas las galletas, una de ellas es cuando se empiecen a dorar por los bordes y la otra sobre todo si tintáis la masa o las hacéis de chocolate que es más difícil de controlar el dorado es cuando deje de brillar la masa.

Las ponéis sobre una bandeja metálica a ser posible para que se enfríen y tener cuidado que al sacarlas son muy frágiles.

Si tenéis que hacer mas de una tanda, es aconsejable enfriar bien la rejilla del horno antes de meter la siguiente tanda, de esta forma tenéis la misma referencia de temperatura para controlar el tiempo de horneado,

Si las vais a decorar es conveniente dejarlas hasta que estén totalmente frías. Normalmente yo las hago de un día para otro. La mejor forma de conservarlas es en una lata, aunque aquí en casa duran poco.

Las galletas que veis en la foto que se hicieron para la mesa dulce del cumpleaños de Jake el pirata, se le ha pegado una imagen de papel de azúcar con dulce de leche y esa es toda la decoración que llevan.

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s: