Uso de las etiquetas adhesivas personalizadas

Seguro que alguna vez os han regalado algo (espero que si)... Ese paquete forrado con papel de regalo, acompañado de un lacito que pone el broche de oro a esa mezcla de sentimientos; por un lado la incógnita de no saber qué será, el agradecimiento, etc, etc, pero siempre hay un gran olvidado: esa pequeña etiqueta adhesiva pegada en una esquinita con un “Felicidades” en cursiva.

Pues hoy le vamos a dar el protagonismo que se merecen, hoy hablaremos de etiquetas adhesivas, para sacarlas a la luz y no dejar que sean un adorno más.

Voy a enseñaros que con estas etiquetas se pueden hacer bastantes más cosas que simplemente pegarlas en un regalo para desear felicidades. Dentro de las etiquetas tenemos un montón de posibilidades, desde las más serias y formales que sirven para envíos, seguro que muchos las habréis visto, preparadas para rellenar con vuestros datos, posiblemente también recordareis esas etiquetas en joyerías marcando que tipo de metal estáis viendo “Oro 1ª Ley”, pero dejando las formalidades a un lado, vamos a hablar de otro tipo de etiquetas adhesivas, las decorativas.

Aquí es cuando se desbordan las opciones y donde vosotros debéis dar rienda suelta a vuestra creatividad, tenéis desde moñitos hasta lazos ya listo para pegar, pero ¿por qué quedarnos ahí?, ¿por qué no realizar una composición con los moñitos?, o ahora que se acerca la navidad, podemos añadir los lazos a nuestro árbol de navidad para darle un toque distinto (las bolas de navidad son aburridas, admitámoslo de una vez).

Aunque también tenéis un amplio catálogo de etiquetas adhesivas personalizadas con distintos motivos que como siempre digo, vuestro límite sera vuestra imaginación, podéis usarlas en scrapbooking, podéis hacer collages con ellas, incluso mosaicos y crear una imagen formada con pequeñas etiquetas que a su vez muestran otro motivo decorativo ¿por qué no probar?. Aparte su precio no es para nada elevado, así que no tengáis miedo a equivocaros, ademas no seria la primera vez que de una equivocación surge una obra de arte.

No reduzcáis a las etiquetas adhesivas a un simple elemento decorativo que acabará pasando desapercibido, dadles una oportunidad, un nuevo uso para una nueva función. ¡A por ellas!

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s: