Moldes de cocina

Los moldes son envases que sirven para dar forma a diferente preparaciones de alimentos. O bien en el momento de la elaboración o bien al emplatar. Según el material del que están hechos, según la forma e incluso según el uso  se pueden hacer diferentes clasificaciones.

Según el material en que están fabricados

Aluminio.-

Son los más primitivos en la cocina. Son los mejores conductores del calor. Para usarlos se deben engrasar previamente para que no se peguen los alimentos.

Acero inoxidable.-

Frente a otros metales, hace que no haya intercambio de sustancias entre los componentes del metal y los alimentos. Son buenos conductores del calor y  al igual que los de aluminio tienen que ser engrasados previamente.

Antiadherentes:-

Este tipo de moldes tienen una fina capa que hace más fácil el desmoldado y la limpieza. Muchos están compuestos de politetrafluoretileno (PTFE). Se pueden adquirir con una o dos capas de este compuesto, los mejores son los de dos capas. No se deben manipular con utensilios metálicos, pueden dañar la antiadherencia del molde.

Vidrio refractario.-

Los moldes de vidrio son más usados en las casas particulares. Soportan grandes variaciones de temperatura. Frente a otros materiales este es el peor conductor del calor. Una característica muy útil es que debido a su gran transparencia se puede observar el curso de las elaboraciones durante su proceso.

Porcelana.-

Son los más primitivos en la cocina y son peores conductores del calor, aunque son muy buenos conservadores de la temperatura. Su uso está muy generalizado, pero cada vez está más limitado debido al gran desarrollo de otros tipos de moldes.

Silicona.-

Es otro tipo de molde antiadherente de más reciente descubrimiento. Con este material se fabrican muchos tipos de moldes y láminas antiadherentes. Tienen unos acabados muy lisos y son muy flexibles y una gran durabilidad. No es tan buen conductor del calor como el metal pero colocándolos en una placa metálica. Ajustando  el tiempo y la temperatura se puede contrarrestar este inconveniente.

Según su uso

Moldes redondos para pasteles y empanadas.-

Se pueden encontrar en muchos tamaños. Los más comunes a nivel doméstico son los de 23-25 cm y aproximadamente unos 5 cm de altura. También los hay con más profundidad que son los ideales para tartas que llevan mucho relleno, como empanadas, bizcochos, tartas de frutas….

Moldes para tartas.-

Los hay de diversas formas: redondos, cuadrados, rectangulares, y cada vez se van viendo con formas concretas como puedan ser de personajes de televisión, corazones, pino de Navidad, etc.

Por lo general hasta ahora eran metálicos, algunos con la base extraíble para facilitar el desmoldado, pero van tomando fuerza los moldes de silicona.

Moldes para tartaletas.-

Son pequeños moldes para preparaciones individuales saladas o dulces. Al igual que los grandes también los hay con la base extraíble, con y sin adherencia y de infinidad de formas (redondos, cuadrados, estrellas, corazones, etc.)

Fuentes para pasteles rellenos.-

Son como todos los moldes pero con más fondo. También las hay hechas con vidrio refractario, que aunque menos conductor del calor que el metal o la cerámica, pero dejándolo unos 10 o 15 minuto s más en el horno se compensa este pequeño inconveniente. Pero tiene otras ventajas, nos permite ver la cocción mientras la vamos haciendo y luego se pueden usar directamente como soporte para emplatar y presentación  en la mesa.

Fuentes para quiches.-

Son moldes redondos con los bordes rizados, los hay de cristal refractario, metal y cerámica.  Los tamaños pueden oscilar entre 25 y 28 cm. Y también son ideales para hacer postres a base de cremas o frutas, lleven masa o no.

Moldes desmontables.-

Con un mecanismo muy sencillo, cuando están cerrados forman una sola pieza, con el fondo, pero al abrir la palanca, el aro se expande y se separa de la base, pudiendo sacar los bizcochos, pasteles, etc., con facilidad. Los hay de muchos tamaños. Las formas que hay de estos moldes es redonda, cuadrada y rectangular. Lo más usual es encontrarlos fabricados con materiales metálicos con o sin adherencia. Es muy importante que estos moldes sean de muy buena calidad, ya que los cambios de temperatura, hace que sea más fácil su deformación y luego se tengan problemas a la hora de encajarlos bien y se pueda perder parte de las masas o líquidos.

Moldes de rosca.-

Estos tienen un tubo en el centro y de forma que permite hacer un pastel alto en forma de rosco.

Normalmente los bordes son muy altos  y al tener que cocinar tanta masa, es la razón por la que necesitan este tubo para que se cocine bien  por el centro. Lo más normal es encontrarlos de 25 cm de diámetro y con una capacidad de tres litros de masa.

Otros moldes

Moldes para soufflé.-

Suelen ser redondos, rizados y con bordes muy altos para que los soufflés puedan subir con facilidad. Se pueden usar para recetas frías, calientes, dulces, saladas…

Moldes para pan.-

El estándar mide entre 20-23 cm de largo, 10-13 cm de ancho  y 7,5-10 cm de alto. Se pueden encontrar en infinidad de materiales como aluminio, acero inoxidable, vidrio refractante…Con estos moldes  se pueden hacer panes dulces y salados.

Moldes para muffins.-

Son placas divididas en huecos en forma de vaso y no solo sirven para hacer muffins, también se pueden hacer magdalenas, cap cakes, flanes, etc. Los más usuales son de acero con cobertura antiadherente. Aunque si lo preferimos también los podemos encontrar individuales.

Flaneras.-

Son generalmente metálicos y son más hondos y estrechos por la base y abiertos en la parte superior. Los hay individuales y también más grandes para luego poder cortar en porciones. Los  hay también con tapadera para poder hacer los flanes en la olla exprés.

Moldes para emplatar.-

Son formas  de alturas y formas determinadas, que permiten darle forma a los alimentos para su emplatado y presentación. Aunque al principio eran redondas con el tiempo se han ido incorporando más formas.

Cortapastas.-

Son utensilios de características muy similares a los moldes de emplatar. Pero la diferencia está en que estos que su parte inferior es cortante. Existen de infinidad de formas y motivos. Su uso también se ha extendido a la elaboración de la repostería creativa. Se

Siendo muy útiles en la elaboración de galletas, cortar formas en pastas de azúcar para adornar tartas, pasteles, etc.

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s: