Para conseguir una buena ambientación lumínica en cualquier habitación de nuestro hogar, no tenemos que recurrir a leds, lamparas de pie y demás que se escapen de nuestro presupuesto, ya que de igual forma con lámparas de techo baratas podemos conseguir resultados más que satisfactorios.

Lámpara de araña

Mediante el uso de lámparas de techo puedes conseguir distintos tonos, mas o menos difuminadas, una mayor o menor concentración, etc... Todo depende del empeño que pongas, con una lampara colgante puedes obtener una buena iluminación general de una sala, la que a su vez también puedes complementar con lamparas de techo focales para resaltar esquinas o zócalos; así como espacios determinados o para conseguir un contraste dentro de la misma estancia. Por supuesto también es interesante jugar con la luz natural que dispongamos. Para conseguir distintos ambientes dependiendo de la luz del día, el color de la habitación y el tipo de cortinas que uses en las ventanas también te ayudará.

Pero no solo por su luz puedes conseguir un determinado ambiente u otro, si no que también su diseño puede ayudar, ¿quieres una estancia con un toque moderno? Usa unas lámparas de techo empotradas, parecerá que la luz sale a través de la pared consiguiendo una mayor concentración de esta allá donde las coloques. Si por el contrario prefieres que la lámpara sea el centro de las miradas puedes usar una lámpara colgante que conseguirá captar la atención de cualquier persona que tenga cerca y se adaptan a todo tipo de habitaciones; desde la que tienen motivos infantiles o formas de fantasía para las habitaciones de los niños, hasta las lamparas de araña (chandeliers) las cuales pueden ser discretas o llamativas y ostentosas.

Pero puedes combinar todo esto. Los pasillos son zonas que transitarás a diario y muchas veces por lo que es conveniente tener una buena iluminación desde arriba, por lo que la mejor opción son las lámparas empotradas. En cambio en el comedor, lo importante es generar una buena iluminación sobre la mesa, y que el foco de luz esté lo suficientemente alto como para que no deslumbre a ningún comensal. Sin embargo, por ejemplo, en el salón puedes optar por un ambiente mas relajado haciendo que la luz rebote en las paredes para que esta se difumine dando una sensación mas cálida a la estancia. En la cocina sin embargo si es necesaria una iluminación abundante, sin dejar un solo rincón sin luz al igual que en los baños, en cambio los dormitorios, al ser el lugar más personal de la casa dependerá de cada uno como queramos iluminarlos.

Lo importante es probar, hasta dar con el ambiente que realmente busques. Nada sale a la primera y si saliera, tienes mas tiempo para probar otras opciones por si alguna te acaba convenciendo mas.

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s: