Arcilla polimérica

Hoy vamos a hablar sobre la arcilla polimérica, aunque claro, dicho así puede que te suene un poco raro, pero seguro que has oído hablar del fimo ¿verdad?, bueno, pues eso es; fimo es una marca de arcilla polimérica, y siendo más específicos, las arcilla polimérica son esas masas que en un principio pueden llegar a parecer plastilina, pero que si las horneas se vuelven duras y resistentes.

Antes de empezar con la parte creativa, tal vez tengas duda sobre la temperatura y el tiempo, bueno, lo mejor es seguir siempre las instrucciones del fabricante, aunque por norma general la temperatura suele oscilar entre los 100º y los 150º por otro lado el tiempo dependerá sobre todo del tamaño de la pieza. Lo mejor es que vayas probando ya que si hornéas demasiado poco siempre podrás volver a darle otro golpe de horno, pero si te pasas la arcilla polimérica puede quemarse y perder brillo en los colores. Así que lo mejor es que las primeras veces que la uses estés vigilando el horno y recuerda: vale cualquier horno, pero debe ser un horno, no uses el microondas.

Otra gran aliada que tendrás en tu aventura con este tipo de material será una laminadora, ya sabes, estas máquinas que se usan para convertir en láminas cualquier masa, desde pastas hasta fondant, pasando en este caso por la arcilla polimérica.

Ahora bien ¿que puedo hacer con esto? Básicamente de todo (con algunas precauciones que dejo para mas adelante).

Empezaré tal vez con lo mas conocido y son los pendientes de arcilla polimérica. Seguro que los has visto, desde flores hasta pequeños circulitos con dibujos en su interior, es sencillo, digamos que quieres hacer una flor, en este caso una margarita necesitarás un pequeño cilindro para el centro amarillo de las margaritas y a continuación preparas otros tantos cilindros que acabaran siendo los pétalos y aunque de momento parezca que tienes unos pocos espaguetis, solo debes montarla, rodea el cilindro amarillo con los otros cilindros que harán los pétalos, uno al lado del otro, de forma que quede un único cilindro. El amarillo en el interior y los pétalos en el exterior, de esta forma al cortarlo en rodajas conseguirás no una, sinó muchas margaritas, dependiendo del tamaño de los cilindros, ahora sólo queda hornear y ya estarán listos para que los conviertas en unos pendientes, anillos...

Puedes ir mas allá, y usar una lamina cuadrada de fimo y componer dibujos en ella usando la técnica de los cilindros, enrollarla sobre si mismo, como si fuera maki sushi. Ese sushi que va envuelto en alga nori y que tiene forma redonda, es básicamente igual, cuando tengas listo el rollo, sólo tendrás que cortar rodajas y hornear.

Pero estamos hablando de arcilla polimérica, cuando dije que es parecida a la plastilina lo dije por algo, puedes modelar lo que quieras: pequeñas figuritas que luego podrás usar como llavero, claro, que aquí dependerá de cada uno y su habilidad para modelar, pero todo es empezar y soltarse y lo que hoy no os salga, mañana os acabara saliendo.

¿Tienes un hueco en la pared? ¿porque no un cuadro de éste material? Sí, también. Podéis realizar composiciones que sirvan como cuadro, una imagen de un paisaje, un bodegón, lo que quieras y ya puestos ¿por que no hacer el marco del cuadro? Pero pon freno en algún momento, que si no terminarás forrando las paredes también con arcilla polimérica, pero eh!, no es del todo mala idea, es decir ¿tienes un jarrón desgastado o que simplemente no te gusta su diseño? Elabora tu propio diseño con la arcilla y ayudándote de la laminadora forra el jarrón y hornealo, aquí es donde vienen las precauciones que dije antes. Si vas a forrar objetos, asegurate antes que pueden resistir un horneado, no vayas a forrar una botella de cristal y explote en el horno.

¿Sabes que es un diorama? Seguro que lo sabes o los has visto, son maquetas que buscan mostrar una escena, un Belén navideño por ejemplo, y no estoy diciendo que te hagas tu propio belén con arcilla polimérica ¿o si?, eso ya depende de cada uno, pero tienes esa posibilidad.

¿Te gusta leer? ¿tienes tus propios sujeta libros? ¿A que ves por donde voy? ¿Un diorama de tu libro favorito para sujetarlos? ¿por qué no?

Y una vez horneada, puedes pintarla, barnizarla, pulirla, pegarla, puedes darle tantos acabados como productos para ello hay en el mercado.

Posa vasos, ceniceros, salvamanteles, pequeños ganchos para colgar los trapos de la cocina, dedales, soportes para móviles o tabletas, adornos para pared, cajitas decorativas, pisapapeles, pins o chapas personalizados, colgantes…

Como ves, al final lo que te faltará es tiempo porque con la arcilla polimérica lo que te van a sobrar son ideas.