Fundas para máquinas de coser

¿Sabes que es mejor que hacer manualidades y artesanías para uno mismo?¿No? Bueno yo tampoco, pero sin duda es genial utilizar este bello mundo para hacer cosas que ya no solo sean bonitas y decorativas, si no que tengan una función y utilidad para nosotras. Y por eso hoy vamos a intentar que os acordéis de una compañera a la que tal vez tengas olvidada y esa son las máquinas de coser.

Si, ahí la tienes, dentro de un estuche feo y aparatoso, ¿por qué no le das un cambio de aires? ¿por qué no sustituyes ese armatoste por una funda hecha por tus manos?, asi podrás buscarle un sitio definitivo a tu máquina de coser, sacarla del estuche y tenerla siempre lista y protegida con tu funda personalizada.

Lo primero es conocer tu máquina de coser, por ejemplo, la mía es una máquina de coser de Lidl, es importante saber las medidas para que la funda no sea demasiado grande ni demasiado corta, mi idea es hacer una funda que la cubra por encima, para que solamente sea destapar y tenerla lista para trabajar. Ahora bien ¿qué utilizamos para hacerla?

Pues está claro ¿no? La propia máquina de coser será la herramienta principal para hacer nuestra funda, claro que ahora podrás pensar, ¿buscamos una tela para bordarle adornos? Bueno, no estaría mal, pero a mi eso se me antoja algo aburrido ¿y si vamos más allá? Coge esos retales que tienes guardados en esa caja... Sí, lo sé, y lo sé por que yo también tengo cajas con retales. Coge esas bobinas de cintas y los carretes con los hilos del color que más te guste, vamos a hacer una funda de patchwork.

Y es que es así, el patchwork siempre va a quedar más resultón, puedes hacer lo que quieras, hacer un dibujo de flores usando botones como pétalos, puedes recortar los retales con forma de maquinas de coser, hacer un puzzle, en el patchwork ya sabes que no tienes limites.

Ahora bien, también tienes la opción de hacer una funda estuche. Tal vez sea más laborioso pero el resultado sin duda es impresionante. Aquí aparte de los materiales textiles en sí, necesitarás un par de cosas más.

En primer lugar necesitarás guata o cualquier otro material que sirva para hacer un relleno. A las malas puedes usar algodón, pero la guata siempre me ha parecido mas manejable. Y luego necesitarás mínimo una tabla de madera, de un grosor aproximado de un centímetro; la idea es hacer una caja de madera u otro material resistente, y que sea esa caja la que forres primero con guata y luego con tus piezas de patchwork. De esta manera al llevar guata quedará blandita, y será más cómoda de llevar y al estar hecha de un material resistente no se deformará por el peso de la máquina.

Aun así, ten en cuenta cómo quieres abrir la caja, lo más cómodo es que el lateral superior tenga un par de bisagras y un cierre para que sea mas fácil de abrir. Aún con todo, también puedes simplemente confeccionar una bolsa de patchwork y en su base, embutir algún material más resistente como madera o plástico. Que no se te olvide hacerle un asa.

Pero como siempre, puedes ir mas allá y usar materiales que no he nombrado aquí, puedes hacer una funda blanca y pintarla a mano, o usar técnicas de tintado. Como siempre, yo sólo te doy un par de ideas, luego ya es cosa de cada persona a donde le lleve su imaginación, como siempre, lo importante es que empieces, vayas practicando y poco a poco conseguirás mejores resultados.

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s: