Manualidades punto de cruz, preparación de un cuadro

Una vez hayamos finalizado el bordado, lo quitamos del bastidor y descosemos la beta de alrededor. Con la tela del revés, lo planchamos suavemente a temperatura media. Cortamos un trozo de entretela rígida, especial para cuadros de la misma medida que el trabajo. Le aplicamos la plancha presionando firmemente desde el centro hacia las esquinas. En éstas insistiremos con la plancha para que posteriormente no se despeguen.

Y ya está listo nuestro trabajo para llevar a enmarcar.

Si te ha gustado, compártelo con tus amig@s:

También te puede interesar